Skip to content

May 26, 2012

Gracias a ti, amor

Woman-in-the-poem

Gracias por volver conmigo una vez más, mi amor.
Hoy, al igual que siempre, te extrañé de muy buena manera.
Es decir, con un sentimiento dulce en mi corazón.

Al igual que el desbordar del amanecer que comenzó nublado con una lluvia fértil la cual le inyectó vida a la tierra sedienta y no mucho después al disiparse las nubes, resplandeció el señor sol que con un firmamento azul intenso y límpido de fondo nos recordara lo divino, así, y gracias a ti amor, me sentí yo.
Ahora, al recogerse la noche me preparo a volar en corceles dorados en sueños y de manera furtiva y fugaz te alzaré por tu cintura desnuda para sentarte sobre las caderas de mi brioso potro para que galopemos a través de estrellas y galaxias en búsqueda de un precioso nuevo amanecer.
¿Será que durante los crepúsculo de ese nuevo día y al igual que tiernos capullos de flores frescas en el néctar del roció matutino que se abren uno al lado del otro al ser tocados por los rayos del señor sol, de esa misma manera las primeras miradas de nuestras pupilas serán del uno para el otro, entre tú y yo?
Empero ahora inhalo el recuerdo del aliento de tus suaves besos ansiosos, mientras que nuestras manos nerviosas recorrían nuestros cuerpos desnudos explorando el aquí y el ahora en la búsqueda del tesoro más preciado, el cual no se arrebata o se conquista, sino que se entrega libremente porque si.
Y bien, entonces lanzó mis besos al vacío como mensajeros alados para que vuelen, te encuentren y cálidamente acaricien tu cuello, tus oídos, tus ojos, tu nariz y finalmente tus labios y una vez más…
Gracias por regresar a mi, mi amor.

—Balam

Read more from Poetry

Share your thoughts, post a comment.

(required)
(required)

Note: HTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to comments